“No tenía brillo ni belleza para que nos fijáramos en él, y su apariencia no era como para cautivarnos. [3] Despreciado por los hombres y marginado, hombre de dolores y familiarizado con el sufrimiento, semejante a aquellos a los que se les vuelve la cara, no contaba para nada y no hemos hecho caso de él. [4] Sin embargo, eran nuestras dolencias las que él llevaba, eran nuestros dolores los que le pesaban. Nosotros lo creíamos azotado por Dios, castigado y humillado, [5] y eran nuestras faltas por las que era destruido nuestros pecados, por los que era aplastado. El soportó el castigo que nos trae la paz y por sus llagas hemos sido sanados.  Isaías 53. 2-5
 

Revista digital Palabra
XXX - Feb. 2009

Canal de la Santa Sede
en YouTube


La fuente de tus noticias: H2onews
El mejor servicio de información católica.

Cuba

Diáspora

Tierra Santa

Espiritualidad

Ética cristiana

Ecumenismo y
diálogo interreligioso

Enlaces

 

 

¿Se acordarán de Cuba?

Dora Amador

Los jefes de Estado que asistirán a la XV Cumbre Iberoamericana en Salamanca, España, el 14 y 15 de octubre tienen el deber moral de incluir en su agenda la libertad de Cuba. Si no lo hacen sería, más que una vergüenza, un ultraje al pueblo cubano y a los principios mismos que inspiran la celebración de esta cumbre: ``Crear un modelo de espacio común en pro de la democracia, de la cohesión social y territorial, del desarrollo sostenible y de los derechos humanos''.

“Iberoamérica: una comunidad con voz propia” es el nombre que lleva la Cumbre del 2005. España ha hecho todo lo posible por darle credibilidad y consecuencia a este inconsecuente foro. Uno de esos esfuerzos es el lanzamiento de la Secretaría General de las Cumbres Iberoamericanas, ``un nuevo instrumento del sistema iberoamericano, que servirá, entre otras cosas para dar seguimiento a los programas acordados en las Cumbres''. La secretaría tendrá su sede en Madrid; Chile tendrá un papel relevante en ella, como lo tiene José Miguel Insulza, chileno, en la OEA. También lo tendrá Uruguay: Enrique Iglesias, uruguayo, será el titular de la Secretaría, y los cubanos esperamos que escuche el pedido de su admirable compatriota, Luis Alberto Lacalle: ``La actual situación cubana en materia de derechos esenciales tiene que movilizar a los políticos e intelectuales de todo el mundo'', dijo Lacalle en la Cumbre Internacional del Comité para la Democracia en Cuba, celebrada en Praga los días 17, 18 y 19 de septiembre del 2004. También recordó la solidaridad que tuvieron las embajadas extranjeras con ellos durante los años de dictadura. ``En ese entonces mucho apreciamos lo que otros hicieron por nosotros. Nos corresponde hoy actuar de similar manera respecto de Cuba y así lo haremos''. El diputado chileno del Partido por la Democracia Cristiana, Patricio Walker, asistió también a esa extraordinaria cumbre, impulsada por Vaclav Havel. En la declaración final del Memorándum de Praga, surgido de esta reunión, dice Walker

``Durante los tiempos de la dictadura [de Augusto Pinochet] las embajadas europeas y latinoamericanas en nuestros respectivos países les abrieron las puertas a los luchadores cívicos y a los perseguidos políticos. El apoyo y el respaldo recibidos por parte de la comunidad internacional por vía de estas mismas embajadas fueron clave para la recuperación de nuestra soberanía. Es por eso que en días recientes seis ex presidentes costarricenses y más de 300 diputados de diferentes países latinoamericanos hemos suscrito la Carta de apoyo al movimiento cívico cubano'', en Costa Rica.

Hace unas semanas -del 5 al 7 de agosto- se realizó en Buenos Aires la Jornada de Apoyo a la Democracia y la Mujer en Cuba, cuyo principal objetivo fue apoyar los reclamos de libertad para todos los presos de conciencia cubanos y la apertura democrática en la isla. En esta jornada, que contó con el apoyo local del Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL) y la Fundación Konrad Adenauer, participaron 100 mujeres, entre ellas ex y actuales funcionarias del estado, líderes de organismos regionales e internacionales, intelectuales, académicas, periodistas, activistas de derechos humanos y de organizaciones no gubernamentales, parlamentarias de Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Guatemala, México, Perú, Uruguay, Brasil, Eslovaquia, Holanda, Italia y República Checa.

De esta cumbre de mujeres solidarias con la oposición cubana nació el Memorándum de Buenos Aires, del cual citamos sólo estos dos puntos: ``Solicitamos a nuestros gobiernos que exijan al régimen de Fidel Castro la liberación de todos los presos políticos, conforme a los pactos internacionales que ha suscrito para la promoción de la democracia y la defensa de los derechos humanos, [también] oficializar un enlace diplomático de nuestras embajadas en La Habana con los familiares de los presos políticos cubanos y abrir las puertas de las embajadas, especialmente latinoamericanas, a las Damas de Blanco y la disidencia pacífica''.

La Secretaría General de las Cumbres Iberoamericanas daría un buen primer paso si escuchara estas voces e hiciera todo lo que está a su alcance -lo tiene todo a su alcance- para lograr la libertad de Cuba.

El primer ministro español y anfitrión de esta Cumbre, José Luis Rodríguez Zapatero, tiene ahora la oportunidad de deshacer su entuerto, que causó el cambio de la política de la Unión Europea hacia Cuba.

Hace 12 años, el 15 de julio de 1993 para ser exactos, apareció en estas mismas páginas un artículo mío titulado “Señores presidentes”; era una carta dirigida a los jefes de estado y de gobierno que ese mismo día iniciaban la III Cumbre Iberoamericana en Salvador de Bahía, Brasil. En esa Cumbre Iberoamericana de Brasil estaba Fidel Castro, ``el mismo que el año pasado, vestido con el mismo uniforme, sonriendo con el mismo cinismo, infinito como su miseria, firmó junto a ustedes en Madrid todos los acuerdos de aquella II Cumbre Iberoamericana, entre ellos, el de crear `una sociedad libre, abierta y pluralista con pleno ejercicio de libertades individuales, sin perseguidos ni excluidos' '', decía yo en el artículo.

Que alguien haga una lista, yo no puedo, de los horrores que ha sufrido mi pueblo en estos 12 años, en los cuales se han celebrado 11 Cumbres Iberoamericanas.

Agosto 25, 2005

Webmaster: Alexandria Library Incorporated

 

Portada

 

 

Artículos publicados en La Voz Católica
 


Artículos publicados en Palabra Cubana